Alcalá del Júcar, Albacete
Uno de los pueblos más pintorescos es Alcalá del Júcar situado en Albacete. En una pequeña localidad manchega que fue declarada conjunto Histórico-Artístico, un lugar donde realizar turismo rural. Este pequeño pueblo goza de ese turismo rural debido a que se encuentra en el Parque Natural de Tranco del Lobo o el de Hoz de Júcar. El pueblo tiene bonitos puentes de piedra que cruzan el río Júcar y las casitas con fachadas blancas y techos de teja decoran la ciudad de una manera perfecta. Protagonizando numerosas postales navideñas. En el año, 1989 protagonizo la campaña de Navidad de Nescafé su emblemático castillo.

Ochagavía, Navarra
Ochogavía en Navarra es otro de los pueblos pintorescos en invierno. Se sitúa en la zona norte del Valle del Salazar, conocido como el más bonito de Navarra. Además, Ochagavía se sitúa en los límites de la Selva de Irati, una excursión imprescindible si visitas Navarra. Su arquitectura se remonta al siglo XI; fachadas de piedra vista y empinados tejados de pizarra a dos o cuatro aguas. Otro de sus encantos es la Iglesia de San Juan Evangelista, construida en el siglo XII, que alberga tres retablos renacentistas del siglo XVI.

Albarracín, Teruel
Albarracín es una localidad y municipio de la provincia de Teruel. La ciudad está rodeada por un imponente cinto de murallas que culminan en el castillo del Andador, envuelto por la generosa naturaleza de la Sierra de Albarracín.
El encanto de Albarracín reside sobre todo en el trazado de sus calles adaptadas a la complicada topografía del terreno. Y lo primero que sorprende al llegar a la ciudad es su imponente muralla fortificada que corresponde a tres momentos de construcción distintos. El Alcázar y la Torre del Andador corresponden al siglo X. En el siglo XI, los reyes taifas construyeron las murallas que rodean el arrabal de la Engarrada. Por último, después de la Reconquista los reyes de Aragón erigieron nuevos tramos de muralla y la mayoría de los fuertes y torres que se conservan.

Bagergue, Lleida
Bagergue ha sido el primer pueblo catalán en incorporarse a la red de los pueblos más bonitos de España. Un precioso pueblo de montaña que se enclava en el Valle de Arán. Perfectamente conservado, donde la piedra copa todas las construcciones de forma armónica y bella, en Bagergue destaca la Iglesia de Sant Feliu, uno de los últimos ejemplos del románico catalán del siglo XII y que posteriormente fue modificada en el siglo XVI. También destaca el Museo de Eth Corrau, donde podrás ver más de 2.000 objetos tradicionales del Valle de Arán

Caldes de Malavella, Girona
Esta localidad de la comarca de La Selva es conocida por el famoso Balneario de Vichy Catalán. El balnerario ya merece una visita debido a sus beneficios con sus aguas termales y por la impresionante arquitectura neomozárabe del siglo XIX. Pero es que además tiene interesantes restos romanos, castillos medievales y preciosos palacetes modernistas.
Su Rambla, sus jardines, sus bosques y en especial, su patrimonio arbóreo, bien merecen un paseo. Y si te atreves con algo de desnivel, una visita a la ermita de San Mauricio te brindará unas preciosas vistas de la zona.
Además, Caldes se encuentra a poca distancia de la playa y de parques temáticos, planes complementarios para toda la familia. Así que no pierdas de vista este precioso pueblo.

Recent Posts